Libertinaje Digital

Aquí no llamamos “libertinaje” a la Libertad

El judío al que abrazó Arafat

Recientemente ha muerto Amnon Kapeliouk, uno de esos israelíes que demuestran, una vez más, que ningún pueblo es malo en sí mismo. Ni si quiera el pueblo de Israel, el estado más racista del mundo.

Kapeliouk era un judío nacido en la Palestina británica. Era hijo de una familia sionista que pudo ver como se alcanzaba, aunque a un alto precio, su sueño de crear un estado judío independiente.

Sin dejar de amar su país, quizás precisamente por ello, Kapeliouk fue un periodista capaz de denunciar las brutalidades que su estado realizaba contra personas inocentes. Crítico con el terrorismo, no olvidó que este no se hace sólo a base de atentados suicidas, sino que también es terrorismo cuando las bombas caen desde aviones contra viviendas llenas de inocentes.

Su infancia en un mundo inter-racial y su interés por la cultura árabe le llevó a dominar perfectamente la lengua de sus vecinos y sus convicciones tolerantes le permitieron llegar a mantener una amistad con Yaser Arafat. Ignacio Ramonet cuenta como, en 2004, en una reunión informal sin ningún motivo concreto, y lejos de cualquier cámara de fotos, pudo ver a ambos ancianos, uno judío y otro árabe; uno sionista y otro el dirigente de la OLP; abrazados en sincera amistad. Habían sido enemigos en 1947, pero ya había pasado mucho tiempo desde entonces y un árabe y un judío pueden ser amigos. Aunque los políticos de ambos pueblos intenten convencernos de lo contrario.

Lunes, 24 agosto 2009 Posted by | Política | 1 comentario

El secreto de la excomunión inmediata!!!!

Me consta que muchos de mis lectores todavía estais entre los que la Iglesia afirma que sois católicos. Ya sabeis, aquellos que fuisteis bautizados y aún no habéis podido o no habéis querido apostatar. (Existen leyendas de que, incluso, alguno de mis lectores son cristianos de los de verdad, de los que están bautizados y no quieren dejar de serlo… Pero yo creo que es un mito.)

Además, parece que el nuevo Papa parece decidido a afirmar que esto de que la gente pueda apostatar es un sindios y que el bautismo imprime una huella indeleble en el alma que ni con tippex ni con anotaciones al margen puede ser suprimida. Por otra parte, nuestro rojo y progresista gobierno sigue empeñado en considerar que la Iglesia está por encima de la Constitución. Así que, es posible que muchos de vosotros esteis consternados y sintaís temor ante el hecho de que no podais manifestar vuestras creencias religiosas en libertad sino que estéis obligados a pertenecer a esos tropecientos millones de cristianos que dice la Iglesia que hay en esta Península nuestra.

Pero ¡no os preocupeis! que aquí está el tito Tibe, con la lista de los cinco pecados más nefandos posibles!! Son pecados tan malos, tan malos, tan malos, tan malos que un cura NO está autorizado a perdonarlos si lo confesais más que con ayuda de sus superiores. ¡Es más! el cura está obligado a excomulgaros nada más le digais que lo habéis cometido, aunque os manifestéis arrepentidos…

Claro, en teoría, valdría con decirle a un cura que has cometido uno de estos pecados y él debería excomulgarte. Pero nostros no hacemos esas cosas, nosotros no basamos nuestras ideas religiosas en cosas que sabemos que son falsas. Nosotros no somos clérigos. Si queréis la excomunión, deberéis ganarosla!

Así que os recomiendo que cometais uno de estos pecados y luego se lo digais a un cura. Por favor, si alguien lo hace que me lo diga 🙂

¿Y cuales son esos pecados tan graves, gravísimos, que la Iglesia tenga pensárselo mucho antes de perdonaros? ¿Matar a otra persona? naaaa. Que la Iglesia yankee dice que la pena de muerte no es un pecado. ¿Violar a un niño? (pfffff, sin comentarios). ¿Robar? ¿Estafar? ¿Intimidar? ¿ser banquero? ¡NO! todo esto puede ser perdonado por un cura si te ve suficientemente arrepentido! Los únicos cinco pecados que realmente están en esta categoría son:


*VIOLAR EL SECRETO DE CONFESIÓN

Este pecado tiene el grave inconveniente de que para cometerlo es necesario ser cura, lo cual no deja de ser un problema. Aún así, desde aquí, animamos al que intente esta vía de excomunión. ¡Suerte!

Por otra parte, este método provoca una cuestión muy divertida. Si tú eres un cura y le dices a otro cura, en confesión, que has violado el secreto de confesión… ¿cómo hace para excomulgarte? Está obligado a hacerlo inmediatamente, pero ¿cómo lo hace sin violar él también el secreto de confesión? ¿podría este método iniciar una reacción en cadena que acabara con todos los curas excomulgados?

*ABSOLVER A ALGUIEN QUE HAYA COMETIDO O HAYA SIDO CÓMPLICE DE UN PECADO SEXUAL

Además de tener que ser cura para cometer este pecado, encima, sería necesario mucho estómago para cometerlo. Así que no podemos recomendarlo en ningún caso.

La verdad es que la existencia de este pecado como uno de los más graves y todo eso me plantea muchas preguntas evidentes sobre si muchos cargos de la Iglesia Católica no estarán ahora mismo excomulgados… Dejemos el tema para otra ocasión.

*NOMBRAR OBISPOS SIN CONSENTIMIENTO

Hombre, por nombrar…. lo malo va a serque si yo nombro a Balles obispo, seguramente la Iglesia no lo reconozca como tal, así que está complicado el asunto.

*PEGAR AL PAPA

Sin duda, es la opción más atractiva a primera vista. Pero jo, por muy criminal que sea, es un señor tan mayor que da cosa… además, lo de la violencia es lo que tradicionalmente han utilizado ellos.

Esta sociedad laica radical en que vivimos ya les ha quitado mucho, a los pobres. Y ellos se aferran al puñado de privilegios desorbitados que les quedan como si fueran sagrados (bueno, supongo que para ellos lo son, que estamos jugando con el pan de sus hijos).  No les discutamos otro privilegio más, que luego se ponen a llorar y hablan de nuestra persecución laicista y nuestra obsesión por considerarles como si tuvieran los mismos derechos que nosotros y esas cosas. La violencia, todita para ellos. No podemos recomendar este método.

*ROBAR UNA OSTIA SAGRADA PARA USARLA EN MISAS NEGRAS

¡He! ¡no os ríais! que ellos dicen que esto es muy común y cada vez más frecuente. Que sí, que sí. Que les pasa todos los días, vamos. Supongo que muchos de los miles y miles de millones de adoradores de Satán de nuestra sociedad lo hacen en sus miles y miles de misas negras que hacen todos los días. Yo ya no hay un sólo un día en que no me encuentre una misa negra de esas.

El caso es que a mí esta me parece la forma más factible de conseguir la excomunión. Uno roba una ostia sagrada, y luego con cuatro amigos dice “te adoramos, Satán”, y se la comen. Lo de darle un beso en el ano a un macho cabrío y lo de la muchacha virgen creo que es opcional. Lo cual, por otra parte, es una gran ventaja, porque después de robar la ostia en la Iglesia, uno puede pensar que lo mejor es raptar a una adolescente del colegio católico de al lado. ¡No lo hagais! no sólo es ilegal e inmoral, además en mi experiencia personal un colegio católico NO es el mejor lugar para buscar a una chica virgen. Un chico sí, que esos son más gilipollas, pero una chica… mejor iros a un colegio público.

A alguno de mis lectores le puede parecer que eso de robar una ostia sagrada y luego organizar una misa negra y esas cosas, es mucho lío… el que piense así, que trate de apostatar, anda, que trate de apostatar y verá que pronto empieza a pensar como robar una ostia.

Jueves, 20 agosto 2009 Posted by | Sociedad | 15 comentarios

Golpe de estado en Honduras

Tiberio Sempronio Graco, el tribuno de la plebe, fue asesinado por un grupo de jóvenes patricios a los que no les importó cometer el sacrilegio de agredir a un tribuno de la plebe para impedir que incumpliera la ley romana al volver a presentarse a unas elecciones.

De la misma manera, ante el supuesto temor de que Zelaya incumpliera la constitución y volviera a presentarse a unas elecciones presidenciales, los jerarcas hondureños han decidido cometer el mayor atentado posible contra la Democracia, un golpe de estado que ha degenerado, de momento, en una dictadura.

Condenado por sus vecinos y por casi todos los gobiernos del mundo (incluyendo, y esto es histórico, al gobierno estadounidense) el gobierno golpista de Honduras no parece estar demasiado dispuesto a reconocer su error. El tiempo juega a su favor, y no pocos medios de comunicación en todo el mundo demuestran lo limitado de sus convicciones democráticas al hacerles el juego.

Gran parte de la ultraderecha internacional, incluyendo al intelectual Vargas Llosa, han ido filtrando, poco a poco, el mensaje de “vale, sí, fue un golpe de estado. Pero fue un golpe de estado pequeñito contra un presidente muy malo que forzó lo que sucediera”. Y, poco a poco, ese mensaje va calando entre aquellos que consideran que el mero hecho de hablar con Chaves te convierte en un Stalin cualquiera. Al fin y al cabo, Zelaya quiso cambiar la Constitución por un lado y la incumplió por otro (o por el mismo, como veremos más abajo) ¿no ese un claro síntoma de maldad?

Pero no todo errante anda perdido ni aquel que quiera cambiar una constitución necesariamente será para destruir la democracia. Algunos lo hacen para construirla. Hablemos del caso concreto de la constitución hondureña.

Durante los años 80, Honduras era el estado satélite perfecto. En Honduras se entrenaban los grupos paramilitares que posteriormente sembrarían el terror por gran parte de América latina, especialmente Nicaragua. Durante aquellos años, el presidente Suazo Córdova organizó los “Escuadrones de la muerte”, dedicados a la caza y captura de cualquier disidente izquierdista. En aquellos años se redactó la Constitución actualmente en vigor.

La Constitución hondureña prohíbe la reelección de un presidente. Aquel que gane las elecciones un año ya no podrá repetir. Esto en sí mismo me parece un planteamiento que cabe en Democracia, aunque lo veo bastante radical. Lo que ya no cabe en Democracia es cuando la misma Constitución pretende osificarse, considerando un delito de alta traición el mero hecho de querer reformarla.

Porque este ha sido el famoso artículo de la Constitución que se habría saltado Zelaya, el que dice que no existe ninguna forma legal de reformar una Constitución firmada a punta de pistola. Ante esta situación Zelaya ha querido responder mediante un rodeo. Su plan consistía en realizar una consulta popular en la que el pueblo decidiera si le parecería bien hacer un referéndum para cambiar la constitución, permitiendo a los presidentes ser reelegidos. Una votación para ver si se debería hacer una votación.

Esta rocambolesca situación se creo con la intención de que, si alguien cometía alta traición, ese alguien sería el pueblo hondureño. La absurda constitución llegaría a una situación en la que se consideraría traidor al propio pueblo que, se supone, es soberano. Ni si quiera la quincena de familias oligarcas que tradicionalmente han controlado Honduras podrían sostener una contradicción tan grande.

No lo han hecho. Han considerado que empujar al pueblo soberano a la posibilidad de cometer “alta traición” es, en sí mismo “alta traición” y, quizás aprendiendo de España, han considerado que resulta  antidemocrático hacer una pregunta a un pueblo.

Los demócratas del mundo debemos unirnos contra este tipo de argumentaciones. La democracia está por encima de las constituciones, y ningún artículo antidemocrático debería ser aceptado en ninguna constitución. Zelaya puede ser un populista, puede ser ambicioso, puede ser muchas cosas. Pero aquel que legitime un golpe de estado dado para impedir una reforma democrática, es un fascista.

Y sin embargo, y a diferencia de Tiberio Sempronio Graco, Zelaya no pudo haber hecho todo esto para volver a presentarse a unas elecciones. En contra de lo que dicen los golpistas y sus voceros, era sencillamente imposible algo así. En el caso de que la consulta tuviera éxito y se convocara un referéndum para cambiar la constitución, este no podía hacerse más que el mismo día en que se celebrarían las elecciones a nuevo presidente, elecciones en las que, lógicamente, Zelaya no se podría presentar.

Algunos podrán argumentar que Zelaya incumplió la constitución, nadie puede negar que los golpistas lo hayan hecho. Y nadie puede negar que siempre será más democrático saltarse la constitución para consultar al pueblo que saltársela para destituir a un presidente a golpe de fusil.

Sábado, 15 agosto 2009 Posted by | Política | Deja un comentario