Libertinaje Digital

Aquí no llamamos “libertinaje” a la Libertad

Ante cualquier hundimiento…

…las ratas siempre son las primeras en abandonar el barco.

Leo, estupefacto, en Escolar.net  fragmentos del último sermón diario de Pedro J en su cortijo El Mundo.
Que nadie siga engañándose a sí mismo con el efecto de la detestable manipulación del desconcierto ciudadano que los socialistas llevaron a cabo durante la jornada de reflexión: si en lugar de tratar de aprovechar la masacre contra el PSOE -precipitándose a asignársela a ETA para vincularla así a la condescendencia de Zapatero y Maragall con el infame episodio de Perpiñán-, Aznar hubiera convocado a todos los líderes a La Moncloa y afrontado la situación desde el consenso y la prudencia, el resultado de las elecciones no se habría visto alterado ni por la aparición de la Kangoo ni por la detención de Zougam.


(…) Casi cuatro años después de su derrota en las urnas, el PP continúa siendo rehén de aquellas equivocaciones y la madre de todos sus problemas es la pérdida de los principales atributos que durante la década anterior caracterizaron su centralidad. El PP está dirigido por gente inteligente, atractiva y cargada de ingenio pero vuelve a ser percibido como un partido duro, inflexible, anticuado y antipático que reacciona a golpe de calentón (…) La metedura de pata de Rajoy, calándose la boina del «pues mi primo me ha dicho», frente a la acumulación de evidencias científicas sobre la gravedad del cambio climático, fue una catástrofe de la que no tendrá más remedio que desquitarse, demostrando desde ahora una especial sensibilidad medioambiental.


(…) Por muchos reparos que le produjera desde el punto de vista jurídico, el PP no debía haber dado la batalla contra el matrimonio homosexual en términos propios de quien combate un pecado. Tampoco debería oponerse a la investigación con embriones o a cualquier otro avance razonable de la biociencia. Y tampoco debería ser beligerante contra la existencia de una asignatura que se llame Educación para la Ciudadanía, tal y como sucede en buena parte de los países democráticos, sino más bien tratar de influir en sus contenidos para que los valores constitucionales -o la Educación Vial- se transmitan a los jóvenes sin sectarismos ni falsificaciones.

Anuncios

Lunes, 19 noviembre 2007 Posted by | Política | Deja un comentario

Hoy, por primera vez en cuatro años, me he vuelto a plantear no votar en las próximas elecciones

Hasta ahora, existían límites a la libertad de opinión, pero únicamente en el caso del apoyo a ETA, parecía.

Hoy han condenado a pagar a dos humoristas por hacer un chiste contra la monarquía por incitación del gobierno. Y a mi que sentía poca simpatía hacia los escritores de el Gara, como antimonárquico me ha dado por recordar el famoso poema de Brassens.

Pero es que además, leo en Público que Zapatero ha elegido a una serie de notables internacionales, algunos premios nóbeles, para que desarrollen el programa electoral. Encontramos entre ellos a cuatro expertos en economía:

Joseph Stiglitz: Asesor de Bill Clinton.

Jeremy Rifkin: Colaborador  habitaul del gobierno de EEUU.

Nicholas Stern: Asesor de Tony Blair.

Wolfang Merkel: Especialista en la “reforma del estado de bienestar” (lease destrucción) del gobierno Schröder.

Esto sin entrar a valorar lo idóneo de la presencia de Wangari Maathai, único premio nobel de la paz que conozco que se ha manifestado a favor de la oblación del clítoris.

Luego sí, una plétora de ecologistas y gentes de izquierdas que no saben de economía.

Personalmente me parece todo una declaración de intenciones esta selección de intelectuales internacionales. Y estoy cansado de ver como la derecha española nos presenta con su mano diestra a un PP vociferante para obligarnos a apoyar a su mano izquierda que nos mostrará, con buenas maneras y mucho talante, por qué los españoles tenemos que trabajar cada día más, a cambio de cada día menos y en beneficio único de los cuatro amigos del señor presidente y del señor presidente de la oposición.

Miércoles, 14 noviembre 2007 Posted by | Política | Deja un comentario