Libertinaje Digital

Aquí no llamamos “libertinaje” a la Libertad

Conversación entre Huckelberry y un esclavo fugado, en Huckelberry Finn de Mark Twain

-¿No te sorprende cómo se comportan estos reyes, Huck?

-No – dije-, no me sorprende.

-¿Por qué no, Huck?

-Pues no me sorprende porque lo llevan en la casta. Creo que son todos iguales.

-Pero Huck, estos reyes nuestros son de veras unos pícaros; eso es lo que son: son unos verdaderos pícaros.

-Bueno, eso es lo que te digo: creo que todos los reyes son, casi siempre, unos pícaros, es como lo entiendo yo.

-¿Es verdad lo que dices?

-Tú léete algo sobre ellos…, ya verás si es cierto. Mira a Enrique VIII; el rey nuestro es un director de escuela dominical comparado con él. Y mira a Carlos II, y Luis XIV, y Luis XV, y Jaime II, y Eduardo II, y Ricardo III, y cuarenta más; además de esas Heptarquías sajonas que solían armar tantos líos y escándalos en los días antiguos. Por Dios, tenías que haber visto al viejo Enrique VIII cuando estaba en flor. Él sí que era una flor. Solía casarse con una nueva mujer cada día, y cortarle la cabeza a la mañana siguiente. Y lo hacía con la misma indiferencia que si estuviera pidiendo que le sirvieran un par de huevos. “Traedme aNell Gwyn”, dice. Se la traen. A la mañana siguiente: “Cortadle la cabeza”. Y se la cortan. “Llamar a Rosamunda la Bella”. Rosamunda la Bella responde al timbre. A la mañana siguiente: “Cortadle la cabeza”. Y él la obligó a cada una que le contara un cuento cada noche; y siguió pidiéndoselo hasta que había coleccionado para sí mil y una leyendas de aquella manera, y luego las metió todas en un libro, y le llamó el Libro del Domesday, el cual era un nombre apropiado que daba a entender el caso. Tú no conoces a los reyes, Jim, pero yo los conozco; y este viejo bribón nuestro es uno de los más limpios que he encontrado en la historia. Bueno, a Enrique se le mete en la cabeza que quiere armar un lío con su país. ¿Como se pone a hacerlo? ¿los avisa? ¿Les da una oportunidad? No. De repente arroja al agua todo el té que había en el puerto de Boston, y escribe de un tirón la declaración de independencia, y desafía a la gente a que le ataque. Éste era su estilo, nunca le dio a nadie una oportunidad. Sospechaba de su padre, el duque de Wellington. Bueno, ¿y qué hizo? ¿Le pidió que se presentara? No: le ahogó en un tonnel de malvasía como si fuera un gato. Supongamos que la gente dejara olvidado algún dinero por donde andaba él… ¿Qué hacía él? Lo agarraba para sí. Supongamos que habías confirmado un contrato para que te hiciera una cosa, y tú le habías pagado ya, y no te sentaste allí a vigilarle y a obligarle a que lo terminara… ¿Qué hacía él? Siempre hacía lo contrario. Supongamos que abría la boca… ¿Entonces qué? Si no la cerraba muy prontísimo, se le escapaba una mentira cada vez. Ése es el tipo de bicho que era el tal Enrique; y si le hubiéramos tenido a él en vez de a nuestros reyes, él habría engañado a ese pueblo de una manera mucho peor de la que emplearon los nuestros. Yo no digo que los nuestros son corderitos, porque no lo son, cuando miras fríamente los hechos; pero no se pueden comparar con ese viejo macho cabrío, en todo caso. Todo lo que yo digo es: los reyes son los reyes, y tienes que ser un poco indulgente con ellos. Mirando bien el asunto, son unos villanos terribles, creo que a causa de cómo los educaron.

-Pero este nuestro es que huele peor que no sé qué, Huck.

-Bueno, todos huelen así, Jim. Nadie puede remediar cómo huele un rey, pues la historia no da soluciones sobre eso.

-Sin embargo, el duque parece un hombre bastante agradable, en algunas cosas. ¿No, Huck?

-Sí, un duque es distinto. Pero no imagines que muy distinto. Este nuestro es un tipo canalla a medias. Cuando el duque está borracho, una persona corta de vista no puede distinguirle de un rey.

Anuncios

Viernes, 6 abril 2007 - Posted by | Política

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: