Libertinaje Digital

Aquí no llamamos “libertinaje” a la Libertad

¡Ha sido parasita!

Los alérgicos a los cambios constitucionales pueden respirar tranquilos, todavía no toca 😛

Anuncios

Domingo, 29 abril 2007 Posted by | Política | Deja un comentario

Sahara Occidental. El proceso descolonizador pendiente.

Esta historia comienza en Berlín. El año 1885 acababa de nacer cuando trece países europeos y uno norteamericano, acordaban el futuro de África. Ningún africano fue invitado a la conferencia.

En suerte (o en mala suerte) la costa situada frente al archipiélago canario fue asignada a España. España distaba mucho de ser una gran potencia, pero se las arregló para disimularlo (más mal que bien) ocupando los trocitos de África que sus vecinos le permitieron. Para ello tuvieron que morir miles de españoles (de clase pobre) y realizarse innumerables campañas militares que, en algunos casos, fueron desastrosas. Sin olvidarnos del derroche de gran cantidad de dinero que nunca fue recuperado.

El entonces llamado Sahara Español no era un territorio demasiado rico, únicamente destacaba por dos recursos naturales que, todavía hoy, siguen sembrando la polémica: sus fosfatos y sus caladeros de pesca. Los habitantes del territorio, los saharauis, eran pueblos nómadas a los que, en cierta medida, se les obligó a sedenterizarse.

Y así pasaron los años, y llegó la Segunda Guerra Mundial, y tras ella, las potencias europeas se fueron retirando de África iniciándose el llamado proceso descolonizador. A veces por las buenas, a veces por las malas, entre los 40, los 50 y los 60, todos los países europeos se retiraron de África.

Pero existían dos excepciones. Los atrasados gobiernos portugués y español no estaban por la labor. Pero algo empezó a cambiar en los 70. Las guerras coloniales en África le costaron a Salazar su puesto y provocaron en Lisboa la Revolución de los claveles, probablemente la revolución más maravillosa de la historia de Europa. Con tres décadas de retraso, Portugal también se retiró de África.

 Sólo quedaba España. Pero el tiempo corría en contra, los vecinos del Sahara Occidental (Marruecos, Argelia y Mauritania) llevaban décadas de andadura como países independientes y pudieron organizar una estructura militar establecida. Marruecos incluso mantuvo una guerra (todavía no reconocida) contra España por el control del Ifni. Los saharauis por su parte, bajo la dominación española, no pudieron preparar ningún tipo de defensa.

En 1975 el general Franco encontró la muerte y millones de esperanzas se abrieron para el pueblo español. Marruecos supo aprovechar la circunstancia para organizar la llamada “Marcha Verde”. 325.000 marroquís se dirigieron hacia la frontera con la intención de apropiarse del Sahara Occidental. No llegaron a haber tiroteos, los soldados españoles se limitaron a minar la frontera, colocar carteles advirtiéndolo y esperando detrás. Los marroquís no la cruzaron.

Pero la situación se volvía insostenible por días, Marruecos amenazaba constantemente con la guerra abierta y el fragil gobierno español tenía demasiadas cosas en la cabeza como para meterse en una guerra por unos territorios que, en cualquier caso, seguramente serían abandonados poco después. En los Acuerdos de Madrid,  se acordó una administración del Sahara Occidental compartida a partes iguales por España, Marruecos y Mauritania.

Mauritania primero ocuparía su región, pero ante la resistencia saharaui acabaría retirándose. España, por su parte, nunca ha tenido el peso que los Acuerdos le concedían. Marruecos acabó controlando el Sahara Occidental, y hasta ahora.

Los Acuerdos de Madrid reparten la administración, pero deja claro que la soberanía del Sahara corresponde al pueblo saharaui. Existen varias resoluciones de la ONU apoyando la independencia del Sahara. Sin embargo, Marruecos pretende convertir al Sahara en una provincia marroquí y para ello realiza una política de aislamiento del pueblo saharaui que vive en campos de concentración esperando a que la comunidad internacional recuerde la existencia del derecho.

El Sahara, nunca ha sido descolonizado. Es la única región de importancia que todavía no lo ha sido. Marruecos nunca ha tenido derecho sobre la soberanía del Sahara y la legislación internacional es muy clara al respecto.

Hasta ahora, uno de los principales escollos diplomáticos entre Marruecos y España era que España se negaba a reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sahara. Pero el señor Zapatero ha resuelto ese problema hace poco. Por primera vez, un presidente del gobierno español ha reconocido en un mitin la soberanía marroquí sobre el Sahara.

 Supongo que semejante barbaridad está relacionada con la obsesión de Zapatero por ser amigo de todo el mundo. Todo el mundo que sea poderoso, por supuesto. Quedar bien con el perseguido pueblo saharaui no es relevante.

Martes, 17 abril 2007 Posted by | Política | 2 comentarios

Jupiter y Ana

Yo siempre había pensado que los leones eran animales imposibles de domesticar, en el sentido de conseguir que te aceptara como alguien de su familia. Siempre he creído que su caracter lo impedía. Pero he visto en el telediario un video que me ha impactado y lo quisiera compartir con vosotros.

Posiblemente un león es imposible de domesticar… en el sentido de que es imposible conseguir que acepte que “tú mandas” sin estar todo el día a hostias. Pero claro que se le puede hacer comprender que le quieres. El amor puede derribar todas las barreras, si es lo suficientemente intenso.

Domingo, 15 abril 2007 Posted by | Sociedad | 1 comentario

Conversación entre Huckelberry y un esclavo fugado, en Huckelberry Finn de Mark Twain

-¿No te sorprende cómo se comportan estos reyes, Huck?

-No – dije-, no me sorprende.

-¿Por qué no, Huck?

-Pues no me sorprende porque lo llevan en la casta. Creo que son todos iguales.

-Pero Huck, estos reyes nuestros son de veras unos pícaros; eso es lo que son: son unos verdaderos pícaros.

-Bueno, eso es lo que te digo: creo que todos los reyes son, casi siempre, unos pícaros, es como lo entiendo yo.

-¿Es verdad lo que dices?

-Tú léete algo sobre ellos…, ya verás si es cierto. Mira a Enrique VIII; el rey nuestro es un director de escuela dominical comparado con él. Y mira a Carlos II, y Luis XIV, y Luis XV, y Jaime II, y Eduardo II, y Ricardo III, y cuarenta más; además de esas Heptarquías sajonas que solían armar tantos líos y escándalos en los días antiguos. Por Dios, tenías que haber visto al viejo Enrique VIII cuando estaba en flor. Él sí que era una flor. Solía casarse con una nueva mujer cada día, y cortarle la cabeza a la mañana siguiente. Y lo hacía con la misma indiferencia que si estuviera pidiendo que le sirvieran un par de huevos. “Traedme aNell Gwyn”, dice. Se la traen. A la mañana siguiente: “Cortadle la cabeza”. Y se la cortan. “Llamar a Rosamunda la Bella”. Rosamunda la Bella responde al timbre. A la mañana siguiente: “Cortadle la cabeza”. Y él la obligó a cada una que le contara un cuento cada noche; y siguió pidiéndoselo hasta que había coleccionado para sí mil y una leyendas de aquella manera, y luego las metió todas en un libro, y le llamó el Libro del Domesday, el cual era un nombre apropiado que daba a entender el caso. Tú no conoces a los reyes, Jim, pero yo los conozco; y este viejo bribón nuestro es uno de los más limpios que he encontrado en la historia. Bueno, a Enrique se le mete en la cabeza que quiere armar un lío con su país. ¿Como se pone a hacerlo? ¿los avisa? ¿Les da una oportunidad? No. De repente arroja al agua todo el té que había en el puerto de Boston, y escribe de un tirón la declaración de independencia, y desafía a la gente a que le ataque. Éste era su estilo, nunca le dio a nadie una oportunidad. Sospechaba de su padre, el duque de Wellington. Bueno, ¿y qué hizo? ¿Le pidió que se presentara? No: le ahogó en un tonnel de malvasía como si fuera un gato. Supongamos que la gente dejara olvidado algún dinero por donde andaba él… ¿Qué hacía él? Lo agarraba para sí. Supongamos que habías confirmado un contrato para que te hiciera una cosa, y tú le habías pagado ya, y no te sentaste allí a vigilarle y a obligarle a que lo terminara… ¿Qué hacía él? Siempre hacía lo contrario. Supongamos que abría la boca… ¿Entonces qué? Si no la cerraba muy prontísimo, se le escapaba una mentira cada vez. Ése es el tipo de bicho que era el tal Enrique; y si le hubiéramos tenido a él en vez de a nuestros reyes, él habría engañado a ese pueblo de una manera mucho peor de la que emplearon los nuestros. Yo no digo que los nuestros son corderitos, porque no lo son, cuando miras fríamente los hechos; pero no se pueden comparar con ese viejo macho cabrío, en todo caso. Todo lo que yo digo es: los reyes son los reyes, y tienes que ser un poco indulgente con ellos. Mirando bien el asunto, son unos villanos terribles, creo que a causa de cómo los educaron.

-Pero este nuestro es que huele peor que no sé qué, Huck.

-Bueno, todos huelen así, Jim. Nadie puede remediar cómo huele un rey, pues la historia no da soluciones sobre eso.

-Sin embargo, el duque parece un hombre bastante agradable, en algunas cosas. ¿No, Huck?

-Sí, un duque es distinto. Pero no imagines que muy distinto. Este nuestro es un tipo canalla a medias. Cuando el duque está borracho, una persona corta de vista no puede distinguirle de un rey.

Viernes, 6 abril 2007 Posted by | Política | Deja un comentario

¿Es eso humillación? Terry Jones

El siempre genial Terry Jones (ex Monty Python) ha publicado una acertada visión sobre el maltrato sufrido por los marines británicos capturados por Irán.

Yo lo leí de cnn en la lista de correo de Actualidad, desconozco quien realizó la traducción, pero podéis encontrar el artículo original aquí.

———-
Comparto la indignación expresada en la prensa británica acerca del tratamiento de nuestro personal naval acusado por Irán de entrar ilegalmente en sus aguas. Es una desgracia. Nunca habríamos soñado con tratar a los prisioneros de ese modo… permitiéndoles fumar cigarrillos, por ejemplo, y eso que está demostrado que fumar mata. Y en cuanto a haber forzado a la pobre soldado Faye Turney a llevar un pañuelo negro en la cabeza, y después dejar que la fotografía se publicara en todo el mundo… ¿es que los iraníes no conocen el concepto del comportamiento civilizado? Por el amor de Dios, ¿qué hay de malo en ponerle una bolsa en la cabeza? Eso es lo que nosotros hacemos con los musulmanes que capturamos: les ponemos bolsas en la cabeza para que les sea difícil respirar. Entonces es perfectamente aceptable tomarles fotografías y hacerlas circular en la prensa porque los prisioneros no pueden ser reconocidos ni humillados de la forma en que estos desgraciados soldados británicos lo son.

También es inaceptable que se les haga hablar a estos presos británicos en la televisión y decir cosas de las que puedan arrepentirse luego. Si los iraníes les pusieran cinta americana en la boca, como nosotros hacemos con nuestros prisioneros, no podrían hablar en absoluto. Naturalmente, es probable que también les sea incluso más difícil respirar—especialmente con una bolsa sobre sus cabezas—, pero al menos no se les humillaría.

¿Y qué es todo eso de permitir a los cautivos escribir cartas a sus casas diciéndoles que están bien? Ya es hora de que los iraníes se adapten al resto del mundo civilizado: deberían permitir a sus presos la privacidad de las celdas de aislamiento. Ese es uno de los muchos privilegios que los EEUU conceden a sus prisioneros en la Bahía de Guantánamo.

La auténtica señal de un país civilizado es que no se apresuran a acusar a la gente que han arrestado arbitrariamente en los lugares que acaban de invadir. Los internos de Guantánamo, por ejemplo, han disfrutado de la privacidad que desean durante casi cinco años, y el primero de ellos acaba de ser acusado ahora. ¡Menudo contraste con la vergonzante prisa de los iraníes por hacer desfilar a sus cautivos ante las cámaras!

Más aún, está claro que los iraníes no dan a sus prisioneros británicos nada de ejercicio físico decente. El ejército de los EEUU se asegura de que sus presos iraquíes disfrutan de entrenamiento. Éste consiste en emocionantes “posiciones de tensión”, que los presos deben mantener durante horas para mejorar los músculos del estómago y los gemelos. Un ejercicio habitual es cuando se les hace estar de puntillas y después acuclillarse de forma que sus muslos estén paralelos al suelo. Esto produce un intenso dolor y, finalmente, una disfunción muscular. Es divertido y sano y tiene la ventaja de que los cautivos confesarán lo que sea con tal de salir de ésta.

Y esto me lleva a mi argumento final. Está claro de su aparición en TV que la soldado Turney estaba bajo presión. Los periódicos han convencido a los psicólogos del comportamiento para que examinen el video y todos han concluido que ella se siente “infeliz y estresada”.

Lo que es terrorífico es la forma tan deshonesta en la que los iraníes la han hecho “infeliz y estresada”. No muestra marca alguna de electrocución o quemaduras y no hay señales de que haya sido golpeada en la cara. Esto es inaceptable. Si los presos van a ser puestos bajo coacción, por ejemplo forzándoles a adoptar posturas sexuales comprometedoras, o provocándoles shocks eléctricos en sus genitales, deberían ser fotografiados, como lo fueron en Abu Ghraib. Las fotografías deberían hacerse circular luego por el mundo civilizado para que todos puedan ver exactamente lo que ha estado pasando.

Como señaló Stephen Glover en el Daily Mail, quizás no estaría bien bombardear Irán como represalia por la humillación de nuestros soldados, pero claramente el pueblo iraní debe sufrir… ya sea incrementando las sanciones, como sugiere el Mail, o simplemente haciendo que el presidente Bush se dé prisa y les invada, como de todos modos tiene intención de hacer, y traiga a su país la democracia y los valores occidentales, como ha hecho en Iraq.

Jueves, 5 abril 2007 Posted by | Política | 2 comentarios