Libertinaje Digital

Aquí no llamamos “libertinaje” a la Libertad

Paridad, un mal necesario

La promulgación de la Ley de Igualdad de Género habría provocado críticas en un país menos obsesionado en otros temas. Algo bueno habría de tener la crispación 🙂

En cualquier caso, es necesario explicar en qué consiste esta ley y porque es necesaria. La parte más importante de la ley es la que refiere a las cuotas según las cuales, el 40% de los cargos directivos y políticos han de ser ocupados por mujeres. Mucha gente en España ve a las cuotas como algo injusto y contraproducente. Y, no vamos a negarlo, son injustas. Pero ¿son contraproducentes?

Las cuotas son, al menos para mi, algo extremadamente desagradable. Consagran una injusticia. Una injusticia que pretende compensar otra injusticia mucho más grande, pero injusticia al fin y al cabo. Creo que todos sabemos que muchas personas muy válidas pueden ser perjudicadas por esta ley y verse desplazadas por otras personas que quizás estén peor capacitadas.

Entonces ¿por qué apoyar estas cuotas? porque son terriblemente eficaces. En España, la inmensa mayoría de los cargos políticos y directivos son ocupados por hombres. El ejemplo más sangrante lo encontramos en la Universidad, donde la inmensa mayoría de los estudiantes y de los mejores estudiantes son mujeres y, sin embargo, la mayoría de los profesores y catedráticos son hombres. ¿Cómo es posible?

La igualdad real no se consigue simplemente con una ley que prohiba la discriminación. Desde luego, esa ley es necesaria, pero todos sabemos que se pueden encontrar millones de excusas legales que permitan darle un trabajo a un hombre antes que a una mujer aunque esta última esté mejor capacitada. En España llevamos 30 años con igualdad teórica y legal y apesar de ello no hemos conseguido la incorporación plena de la mujer a los cargos directivos. Estamos desperdiciando la mitad de nuestros cerebros.

¿Qué se consigue con las cuotas? Al forzar la incorporación de la mujer, se pretende compensar la discriminación favorable al hombre que vivimos en la actualidad. En un mundo ideal no sería necesario, pero no vivimos en un mundo ideal. Cuando lo hagamos, eliminaremos las cuotas.

Frente a los críticos a las cuotas, tenemos el ejemplo de los países nórdicos. Allí el sistema de cuotas ha demostrado una impresionante eficacia. Tras varias décadas de discriminación positiva, en países como Suecia ya no existen las cuotas. Ya no son necesarias, de forma natural, la mayoría de los políticos suecos son mujeres. Una victoria para la democracia que ya la quisiera yo para España.

El sistema de cuotas es muy eficaz, principalmente porque conlleva un importante efecto de arrastre. Es importante habituar a la gente a ver que las mujeres son tan válidas (o tan inútiles y corruptas) como los hombres. El machismo es algo presente en toda la sociedad, entre todos los miembros de la sociedad, hombres y mujeres. No existiría machismo si una parte importantísima de las mujeres no fueran machistas.

Por eso es muy importante que el ama de casa que no se considera capacitada para gran cosa vea por televisión a una mujer hablando con seriedad e inteligenica. Por eso es más importante todavía que su niña también vea y sienta que puede llegar mucho más lejos que sus antepasadas.

Anuncios

Martes, 20 marzo 2007 - Posted by | Sociedad

12 comentarios »

  1. mm
    Yo la verdad, no lo considero tanto un mal necesario como una restitucion justa.

    Podriamos considerar que en las personas de la actualidad no deberian pagar por las discriminaciones pasadas. Y tendrian razon, en parte.

    Pero mientras la comunidad de hombres han ido acumulando poder economico y social, propiedades, empresas y un largo etc, las mujeres, o negros o gays no lo han hecho. Asi pues, ¡que menos que politicas que restituyan la igualdad!

    Y ya desapareceran cuando no sean necesarias. En eso, estamos de acuerdo.

    Comentario por trimegisto | Martes, 20 marzo 2007 | Responder

  2. También los gitanos, que aquí no hay tantos negros como en las pelis americanas. Un 5% (digo yo) de gitanos en los consejos de dirección, ¡YA!

    Comentario por Tonisan | Martes, 20 marzo 2007 | Responder

  3. Hombre, lo de las universidades es bastante sencillo. La representación actual de catedraticos (con una media de edad entre 50-55 años) representa la distribución hombre-mujer en la universidad española a principios de los 70. En cuanto a los profesores titulares (media de edad en torno a los 40 y por encima) mas de lo mismo, en ese caso la situación no es tan dispareja, pero tambien refleja la universidad de principios de los 80, y contra eso lo de los cupos es una tonteria muy, pero que muy gorda 🙂

    Comentario por Vijande | Miércoles, 21 marzo 2007 | Responder

  4. De todas formas yo no me preocuparia mucho, en la universidad española en este momento hay un 70% de licenciadAs frente a un 30% de licenciaDos (me invento la cifra, pero por ahi andara)y aumentando. Además, en todas las clasificaciones los mejores expedientes pertenecen casi siempre a mujeres. Así que tranquilos, que en el plazo de 10 años la ley del cupo debera ser modificada precisamente para garantizar que al menos haya un 40% de hombres en los puestos de poder.

    Comentario por Vijande | Miércoles, 21 marzo 2007 | Responder

  5. Trime (a lo mejor me conoces de las listas como Faroth), es una injusticia como un piano. Poner a alguien por cojones en un puesto lo es: porque sea mujer, negro, gitano, me coma la polla o sea hijo de mi cuñado.
    Me parece que el análisis sobre la Universidad de Vijande es más que acertado. Además, mucha de la “culpa” también es de las tías. En mi disciplina, hay muchas y muy buenas científicas, pero suelen ser una minoría ridícula comparada con los hombres. ¡Pero a todas las escalas! La mayor (inmensa) parte de las mujeres optan por especialidades menos matemáticas… Y al menos, a nivel de especialidad de la carrera, cualquiera puede estar donde le dé la gana.
    Veo el punto de Tiberio… Es otro síntoma más de esta estúpida sociedad que me hace añorar cada ver más el Despotismo Ilustrado. Dejarnos elegir, ¿al final, pa qué? ¡Hemos elegido un sistema en el que eligen por nosotros!

    Comentario por loximann | Miércoles, 21 marzo 2007 | Responder

  6. TONISAN: El problema de la integración de los gitanos es distinto. Si bien está claro que se trata de una etnia, no sufren una discriminación puramente racista (como los negros en EEUU) sino económica. Un gitano rico (o simplemente un gitano que tiene un trabajo normal de clase media) deja automáticamente de ser considerado gitano.

    No podemos conseguir que un 5% de ellos entren en los consejos de dirección mientras no tengan una formación adecuada para ello. Lo que tenemos que conseguir es que accedan a tal formación, y entonces dejarán de estar discriminados. (yo creo)

    VIJANDE: No estoy de acuerdo :). Esas cifras que das son válidas para España, en donde la incorporación de la mujer a la Universidad es muy tardía, pero ¿qué me dices de Francia, por ejemplo, donde las mujeres ya eran mayoritarias en las universidades de finales de los 70 y sin embargo la mayoría de los profesores siguen siendo varones?

    LOXIMAN: Es evidente que la mayoría de las mujeres tienden a dejar de lado las titulaciones más matemáticas, como dices tú. Yo no sé hasta que punto es un problema de que, queramos o no, tenemos un cerebro distinto. Pero tengo la sincera sospecha de que la educación juega un papel muy importante. Piensa en los juegos de rol, yo me acuerdo las primeras CLN a las que acudí en las que había 3 chicas (y una de ellas, hermana de un rolero). En las últimas, había perfectamente un 25% de chicas. Es posible que los juegos abstractos nos gusten más a los chicos porque tenemos un cerebro distinto, pero también creo que la educación machista influye mucho en ello y que cada vez veremos más chicas “haciendo cosas de chicos”.

    Comentario por Tiberio | Jueves, 22 marzo 2007 | Responder

  7. Lo de que apenas haya mujeres en puestos directivos es machismo y tal vez por eso es razonable establecer cuotas.

    En cuanto a la Universidad, seguirá siendo territorio de hombres. El sistema para acceder a un puesto de profesorado pasa por un larguísimo peregrinaje de un año perdido pidiendo becas, cuatro de doctorado lo más probable que en una universidad distinta a la tuya, un año pidiendo beca, tres años de postdoc en una universidad en el extranjero y luego conseguir una beca para volver.

    Eso te desliga de tus amigos, familia y sobre todo de cualquier pareja que pudieras tener, que queramos o no, es algo a lo que mayoritariamente las mujeres no quieren renunciar y los hombres sí. Por lo tanto, por selección natural, sólo llegan los hombres.

    Comentario por Adûnaphel | Jueves, 22 marzo 2007 | Responder

  8. Yo lo no tengo tan claro. El caso de Francia, a dia de hoy el 15% de los profesores son mujeres (Google dixit) frente a un 10% de las españolas. La cuestión es que estamos hablando de mujeres nacidas a principios de los 50 y que fueron a la universidad entre el 68-72. No cro que en el conjunto de Francia el numero de mujeres universitarias en aquel entonces fuera tan importante, seguro que mucho mayor que en España pero no tanto como para alcanzar el 50%.

    Yo no me pronuncio sobre si es correcto o no introducir cupos. Digo simplemente que en este ejemplo en concreto es hacerle un brindis al mar :), porque España carece, casi con toda seguridad, del numero suficiente de doctoras competentes (que repito se tuvieron que formar a principios de los 70) para cubrir ese nicho.

    Comentario por Vijande | Jueves, 22 marzo 2007 | Responder

  9. Hay muchas razones para criticar la “ley de la igualdad”, que lo primero que hace es desiguales ante la ley: es ilegal, para empezar, desde luego, injusta, para seguir, impide el derecho de elegir a quien quieres votar o con quien te quieres presentar a las elecciones, impide el derecho a contratar a quien te de la gana en tu empresa (estás obligado u obligada a contratar a una incompetente antes que aún competente) y podría seguir con otro millón de razones, entre las cuales figuraría la de que, efectivamente, será contraproducente para todos y, en consecuencia, también, en general, para las mujeres.
    Sin embargo para mí la principal razón para oponerme a esta estúpida ley igualitarista (si es que hay algunos que no aprenden por mucho que la Historia se demuestre una y otra vez maestra de la vida), muy por encima de todas las demás si acaso, es que parte de un error conceptual: que las mujeres son cosa distinta de los hombres cuando en realidad estamos hablando exclusivamente de seres humanos.

    Comentario por Egolandia69 | Viernes, 23 marzo 2007 | Responder

  10. Me olvidaba. Muy relevante es la razón semántica, también, con ese género absurdo y analfabeto circulando por ahí.
    Es la consecuencia lógica de otro igualitarismo, el de la LOGSE que está convirtiendo esta sociedad en una sociedad de analfabetos, hasta en sus niveles más altos. No señalaré con el dedo, que es de mala educación, pero vaya prendas que hay por ahí circulando en el Gobierno, en el PSOE y, sí, también en el PP. Al fin y al cabo, cuando un Gobierno comete errores los pagamos todos. Lo incomprensible es que se empecinen en ellos. Así es el socialismo, imèrturbable ante las lecciones de la realidad.

    Comentario por Egolandia69 | Viernes, 23 marzo 2007 | Responder

  11. XABI: Estoy de acuerdo contigo en que esta ley crea desigualdades y es injusta, así lo he reconocido. Pero la discusión es si esa injusticia es peor o no que la que resuelve.

    Dices que la Historia demuestre que esta ley es errónea. ¿Podrías ahondar este argumento? yo he puesto un ejemplo histórico que indicaría justo todo lo contrario que afirmas. ¿Puedes refutarlo?

    Acabas diciendo que existe “un error conceptual: que las mujeres son cosa distinta de los hombres cuando en realidad estamos hablando exclusivamente de seres humanos.”

    Creo que no existe tal error. Tristemente, desde un punto de vista económico las mujeres son cosa distinta que los hombres. Son seres humanos igualmente capacitados para cargos de dirección que, sin embargo, casi nunca lo ocupan. El mercado distingue entre hombres y mujeres. Y creo que de alguna manera habrá que obligar al mercado a que deje de hacerlo.

    Comentario por Tiberio | Viernes, 23 marzo 2007 | Responder

  12. Yo personalmente considero que en el término “discriminación positiva” la parte más importante es “discriminación”. La argumentación de Tiberio es impecable pero poniéndonos en la práctica espero nunca ser yo una de esas mujeres que llega a algo porque tiene un palito más en un cromosoma. Las mujeres jóvenes de ahora conocemos nuestra propia valía y no necesitamos favores.

    Pero dejando aparte nuestro orgullo, la paridad es estadísticamente incorrecta. Soy enfermera, ¿podríamos tener un 50% de enfermeros en plantilla? Difícilmente porque no los hay. Eso sí, ciertamente los altos cargos en la enfermería los ocupan hombres. Pero una discriminación es siempre injusta. Creo que el cambio aún tardará en llegar a la conciencia colectiva y que comienza en la educación, no en los textos legales.

    Comentario por crubi | Domingo, 25 marzo 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: